En la descripcion del crepusculo moscovita que se levanta ante su observacion igual que una apariencia fugaz, de tan unico unos min., puede verse la poblacion fundida en la mancha (Fleck) roja.

What is Everyday Matchmaking which will be they Best for you?
23 julija, 2022
Casual-Dating-Vergleich. Unterschiede des Casual-Dating zum normalen Online-Dating
23 julija, 2022

En la descripcion del crepusculo moscovita que se levanta ante su observacion igual que una apariencia fugaz, de tan unico unos min., puede verse la poblacion fundida en la mancha (Fleck) roja.

En la descripcion del crepusculo moscovita que se levanta ante su observacion igual que una apariencia fugaz, de tan unico unos min., puede verse la poblacion fundida en la mancha (Fleck) roja.

seri­a la ocasion en que el sol alcanza su extremo apogeo, el que ha buscado a lo dilatado sobre cualquier el jornada, Con El Fin De caer al escaso rato. El pintor advierte que el rojo seri­a cada oportunidad mas agudo, primero frio y no ha transpirado seguidamente templado. La mancha roja no unico seri­a visible, sino que Ademi?s se oye, y ese ruido del color es el que realiza conmoverse el alma. Esa sinestesia de sentidos, la gala del color, corresponde an una percepcion en la que no unico actuan los sentidos externos, sino que tambien intervienen los interiores convirtiendo la comprension en destreza interior, como senalo Alois Maria Haas en su estudio referente a el poema sobre Hans Arp, Singendes Blau (Azul que canta). Pero esa mancha roja nunca seri­a de Kandinsky la mejor hora. Se refiere a la novia igual que la “unidad roja” (rote Einheitlichkeit). Ciertamente Kandinsky no seri­a un pintor monocromo, ni la induccion fue en sus inicios monocromia. Ni siquiera Kasimir Malevitch con su celebre Cuadrado sable sobre blanco es, como insistio Denys Riout, la pintura monocroma (Riout 40-50). En esta hora crepuscular moscovita Kandinsky no se detiene en la mancha roja, sino que espera a la ataque cromatica como el momento definitivo:

No es sino el conforme final de la sinfonia lo que lleva cada color a su paroxismo vital asi­ como triunfa referente a Moscu impasible haciendolo resonar como el fortissimo final de la orquesta gigantesca

. El rosa, el tonto, el gualdo, el blanco, el azul, el verde pistacho, el rojo deslumbrante signo en fabswingers de las casas, de estas iglesias –cada alguno con su melodia propia–, el cesped de un verde rabioso, las arboles sobre bordon mas delicado o la cocaina de mil voces que cantan, o el allegro de las ramas desnudas, el anillo colorado, rigido y silencioso de las muros del Kremlin, y, sobre ella sobre cualquier, dominandolo cualquier, como un aullido de triunfo, como un albricias olvidado sobre si, el largo trazo blanco, graciosamente severo, del campanario de Ivan-Veliky. Y en su generoso cuello, tendido, estirado hacia el cielo en la nostalgia eterna, la cabeza sobre oro de la cupula que seri­a, entre las estrellas doradas y no ha transpirado abigarradas de las otras cupulas, el sol de Moscu”.

El paralelo entre colores asi­ como sonidos continua. Kandinsky percibe los colores, rosado, lila, amarillo, blanco, azul, verde pistacho, colorado flamigero (flammenrot), asi­ como los oye igual que el conforme final de la sinfonia que bien podria acontecer de Skriabine. Seri­a un segundo sobre fascinacion, en el que las arboles, los muros del Kremlin, las cupulas, el campanario de Ivan Veliky asi­ como el sol de Moscu aparecen finalmente transfigurados en oro. Existen otro pasaje en Ruckblicke sobre genial provecho para las cuestiones que suscita el caracter abstracto de la vision sobre Juliana. Me refiero al sitio que ocupa el color en la idea. Kandinsky recuerda lo que supuso de el novio la primera adquisicii?n de las tubos sobre colores cuando contaba con trece o catorce anos de vida:

Lo que por lo tanto senti, o, mejor proverbio, la pericia que vivi al ver el color saliendo del tubo, la sigo viviendo en la actualidad […], esos seres extranos a las que llamamos colores llegaban uno tras otro vivos en si y para si, autonomos desplazandolo hacia el pelo dotados de las cualidades necesarias para su futura vida autonoma desplazandolo hacia el pelo, a cada instante, dispuestos a plegarse a nuevas combinaciones, a mezclarse unos con otros y a fabricar la infinidad de mundos nuevos”.

Las colores de Kandinsky son seres vivos, autonomos, prontos a ser combinados y a mezclarse de crear mundos nuevos.

La idea implica el reconocimiento de la autonomia sobre las productos pictoricos, de manera que la reforma permite a un ala la representacion asi­ como la mimesis de ser ella misma, por si y no ha transpirado para si misma. La liberacion sobre las colores de su dependencia con respecto a la certeza fisica y material se asemeja a la liberacion de estas palabras asi­ como la tentativa sobre efectuar de la pintura una expresion autorreferencial se corresponde con un ansia analoga por pieza sobre la lirica moderna, la revuelta que, por ejemplo, la musica De ningun modo ha tenido que experimentar. Con al completo, Con El Fin De Kandinsky esa liberacion de la esclavitud representativa se realiza para que sea viable la intervencion del alma en el procedimiento creador. En De lo espiritual en el procedimiento, Kandinsky afirma que “la concordia sobre las colores debe basarse unicamente en el fundamentos del comunicacion apropiado con el alma humana”. Y no ha transpirado seguidamente considera que:

Comments are closed.